Diferencias entre TOC y Personalidad Obsesiva

Confundir el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) y los problemas relacionados con la personalidad obsesiva es un error frecuente en las personas. Sin embargo, podemos encontrar la primera diferencia en la clasificación del tipo de trastorno:

El TOC es un trastorno de ansiedad, mientras que la Personalidad Obsesiva, como su nombre indica, se localiza dentro de los trastornos de la personalidad.

Aquellos que sufren de Personalidad Obsesiva presentan un patrón general de preocupación por el orden, el  perfeccionismo y el control mental e interpersonal, sin importar cómo afecta esto a su eficacia, espontaneidad y caracterizado por una marcada falta de espontaneidad. Este patrón comienza a manifestarse al principio de la edad adulta.

Según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales habría que cumplir con cuatro o más de los siguientes criterios diagnósticos, para poder hablar de este tipo de problema:

– Exceso de perfeccionismo que interfiere con la finalización de las tareas.

– Dedicación excesiva al trabajo y a la productividad, dejando de lado actividades de ocio y amistades.

– Excesiva terquedad, escrupulosidad e inflexibilidad en temas de moral, ética o valores.

– Incapacidad para tirar los objetos gastados o inútiles, incluso cuando no tienen un valor sentimental.

– Es reacio a delegar tareas o trabajo en otros, a no ser que éstos se sometan exactamente a su manera de hacer las cosas.

El TOC se diferencia de este trastorno de personalidad sobre todo en la presencia de verdaderas obsesiones y compulsiones. Otra diferencia, es el grado de sufrimiento referido en relación con las obsesiones entre estos dos tipos de pacientes.

Es frecuente que una persona con TOC traiga este problema directamente como motivo de consulta, mientras que las personas con Personalidad Obsesiva suelen consultar por motivos diferentes, como ansiedad, problemas en las relaciones interpersonales o dificultades laborales.