Salud Mental

El dolor de la infertilidad

Realizar un proceso de apoyo psicológico y terapéutico puede ser una importante  ayuda para sobrellevar los sentimientos dolorosos de vivir el duelo por la dificultad o la imposibilidad de concebir  un hijo biológico. Esto considerando que cuando una mujer manifiesta su deseo de ser madre, cuando se contacta con la necesidad de entregar, de acunar y de procrear,  se mueven en ella deseos, fantasías, sueños que han venido formándose desde probablemente muy pequeña. Desde niña esa mujer fue forjando una manera particular de ver la maternidad; desde su propia historia.

La medicina, suele  hacer el diagnostico de Infertilidad luego de un año de mantener relaciones sexuales regulares sin que ocurra un embarazo. La infertilidad es un diagnóstico muy complejo, pues si bien es un diagnóstico médico de algo que ocurre en el cuerpo (hay trompas obstruidas, hay azoospermia en el hombre, poca cantidad de óvulos en la mujer,  endometriosis, entre muchas otras causas de infertilidad)  trasciende a todas las áreas de la vida. Sí, todas!.

Cuando las parejas que comparten el proyecto de ser padres y comienzan la búsqueda del embarazo son  diagnosticadas con infertilidad, comienza un camino que a veces es muy largo, en el que confluyen visitas al médico, exámenes,  malas noticias, buenas noticias, esperanzas, ilusiones, desilusiones, ánimo arriba, ánimo abajo, y así una montaña rusa de emociones y sentimientos que implacablemente van agotando y estresando a esa mujer y a su pareja.

Vemos, por ejemplo que, habitualmente la sexualidad se ve afectada, en la medida en que cada vez se aleja más del ámbito del deseo y se acerca más al ámbito del deber. Las relaciones sexuales se tienden a circunscribir a la fecha de ovulación o a los días en que el médico indique. El erotismo suele salir de la cama de las parejas infértiles. La vida de una mujer infértil suele transcurrir en fases de 28 días, y su ánimo fluctuar en cada una de las fases. Cada nuevo período menstrual es la tristeza de no haber logrado el embarazo este mes, pero la ilusión de que en 14 días más habrá una nueva esperanza en la fecha de ovulación. Los 14 días siguientes a la ovulación, son esa ansiosa espera para que esta vez no llegue el período. Y así, mes tras mes, otra vez la montaña rusa de emociones. A veces arriba, a veces abajo, una y otra vez.

Asimismo, la vida social y familiar también se afecta, a veces simplemente no se tienen ganas de celebrar, de compartir o de dar explicaciones. La familia puede ser tanto una fuente de apoyo como una fuente de presión. En lo laboral las constantes idas al médico pueden volverse un stress más para una mujer que no quiere contar en su trabajo el proceso que está viviendo. En lo personal, aparecen culpas, rabias, impotencias, sentimientos de frustración.

Los niveles de stress de las parejas infértiles son realmente altísimos, y los trastornos de ansiedad y los síntomas depresivos están muy asociados a la dificultad de concebir naturalmente.

La psicoterapia permite contactarse con los recursos internos para afrontar de la mejor manera los tratamientos y las dificultades inherentes a esta vivencia y provee de un espacio de escucha que a veces por sí mismo es enriquecedor y sanador.

3 marzo, 2016
  • http://www.salud-mental.cl Cristian Sepulveda

    Prueba