La Depresión

¿Como afecta a los Chilenos?

En nuestra sociedad actual, con las exigencias y la rapidez con que funcionamos los chilenos, es frecuente encontrar síntomas depresivos o la enfermedad llamada depresión propiamente tal. Estadísticas señalan que cerca de un millón de personas sufre esta enfermedad en nuestro país. La depresión es entendida como un tipo de Trastorno del Estado de Animo cuya principal característica consiste en un estado de ánimo depresivo la mayor parte del día.

Esta enfermedad afecta el organismo, el ánimo, y la manera de pensar, por lo que influye sobre la mayoría de las funciones y conductas de una persona. De esta forma, una persona con depresión cambia su forma de comportarse y esto se hace evidente a los ojos de los demás.

Este trastorno mental se manifiesta mediante síntomas específicos, siendo los principales el ánimo depresivo la mayor parte del día y la pérdida de interés en actividades que la persona antes disfrutaba. Así también se puede producir un aumento o disminución del sueño (especialmente despertarse en la madrugada y no conciliar nuevamente el sueño), una disminución de la energía o sensación de estar “agotado”, pérdida de capacidad de concentración, pérdida de peso sin proponérselo y/o del apetito, o por el contrario, comer en mayores cantidades y aumento del peso corporal, inquietud enlentecimiento psicomotores, sentimientos de inutilidad o culpa y ganas de desaparecer o morir.

Presentar alguno de estos síntomas hoy en día en usual. Sin embargo, si pasan a formar parte de la vida diaria de una persona y se presentan durante al menos dos semanas, la mayor parte del tiempo, podría tratarse de una depresión.

Esta enfermedad puede desarrollarse en cualquier persona; sin embargo, existen factores de riesgo que aumentan las probabilidades de su aparición. Dentro de éstos se encuentran los antecedentes hereditarios o tener familiares que hayan sufrido de esta enfermedad, haber vivido situaciones que pudieran gatillarla, haber sido madre recientemente (especialmente por primera vez), lo que se conoce como depresión post-parto, estar cesante, ser adulto-mayor, tener pocas relaciones interpersonales o “estar sólo”, etc.

Así también, esta enfermedad se puede presentar en conjunto con otros trastornos, dentro de los cuales están los trastornos ansiosos (ataques de pánico por ejemplo), la anorexia, el trastorno afectivo bipolar, esquizofrenia, trastornos de personalidad, etc.

Lamentablemente, la depresión no es una condición de la cual uno puede liberarse a voluntad y, debido al constante estado de tristeza en el que se encuentra la persona, ésta no tiene deseos de pedir ayuda. Esto empeora la situación ya que sin tratamiento, los síntomas pueden durar semanas, meses e incluso años, convirtiéndose esto en un círculo vicioso.

Sin embargo, la mayoría de las personas que padecen de depresión puede mejorar con un tratamiento adecuado. Este tratamiento va a depender de la evaluación de un psiquiatra, según la persona y el contexto en que se haya desarrollado la enfermedad.

Según diversas investigaciones, se sabe que los medicamentos (antidepresivos) y la psicoterapia son eficaces para tratar la depresión. De esta forma, dependiendo del diagnóstico y de la gravedad de los síntomas, se puede indicar un tratamiento combinado de medicamentos y psicoterapia, o psicoterapia solamente, como una medida de apoyo para sobrellevar los problemas que aquejen a la persona.

Agradecimientos a National Institute of Mental Health (NIMH)
Psicóloga revisora Carolina Romanik Foncea

0Respuestas enLa Depresión"

    Deja un mensaje