¿Qué diferencia hay entre violencia y agresión?

Por lo general es muy fácil confundir ambos conceptos, sin embargo, agresividad y violencia no son sinónimos. Las conductas agresivas son parte de toda especie que posea vida y aparecen en situaciones como amenaza de territorio o fuente de alimentación, reproducción, etc. En resumen, la agresión es una respuesta de defensa frente a la pérdida de algo vital o de mucho significado.

Por otro lado, la violencia tiene como objetivo el control y poder. Toda forma de violencia pretende mantener el nivel que se tiene o aumentarlo. La agresividad es más genética, la violencia es más social, y por lo general, aprendida.

La violencia va hacia una persona que está en una posición inferior. Lo marca el dominio del abusador y la pasividad de la víctima atemorizada. Es una posición de rigidez y es casi imposible moverse de ahí. El diálogo no existe pues son solo monólogos-imposiciones, control y muchos sentimientos de miedo en la víctima.

¿CUÁNDO ES LEGÍTIMO EL PODER Y CUÁNDO ES ABUSIVO?

Para entender la violencia doméstica, hay que entender la manera en que circula el poder en las relaciones y esto no es tan sencillo. El poder no es malo, organiza las relaciones y nos permite coexistir de forma organizada. Pero hay formas de poder legítimas y otras abusivas. ¿Cuál es el límite entre una y otra? ¿Quién lo establece?

El poder resulta abusivo cuando vulnera o lesiona un derecho del otro. El uso del poder en contra de otro más débil es violencia y abuso.