¿Qué es el hambre emocional?

Por 29 agosto, 2019Hambre

“Tengo pena”, “es viernes”, “llegó el fin de semana”, “me lo merezco” o “tuve un mal día”. La lista es larga y las razones pueden ser infinitas. Lo cierto es que muchas veces relacionamos el consumo de ciertos alimentos como una “recompensa” por distintas situaciones que vivimos.

Generalmente comemos sin tener sensación de hambre o poco después de haber ingerido algún alimento, movidos por ciertas emociones del momento, como estrés o la ansiedad por ejemplo, haciendo uso de opciones alimenticias poco saludables y, normalmente, comiendo en exceso. Esto se conoce como “hambre emocional” o “atracción emocional”.

El hambre emocional tiene diferencias con el hambre físico. El último se manifiesta gradualmente, mientras que el primero llega rápidamente, como un impulso, y generalmente se desata con una alta ingesta de comidas altas en grasas y azúcares.

Algunos pasos para vencer el hambre emocional:

1. Realizar técnicas de relajación y respiración cuando aparezcan repentinamente esas ganas de comer de forma inapropiada o fuera de contexto.

2. Hacer cosas que puedan distraernos de esas ganas de comer sin hambre real.

3. No dejarse llevar por el “me apetece” o “se me antoja”, sino poner cabeza a la hora de comer.