Este paradigma corresponde a uno de los más influyentes de la historia de la psicología. El psicoanálisis se define como un conjunto de teorías psicológicas y técnicas terapéuticas que tienen su origen en el trabajo y las teorías de Sigmund Freud.

Pero, ¿Qué propuso el “padre del psicoanálisis”?

Para Freud, la historia del individuo y sus conflictos, sobre todo los primeros años, son esencial para comprender en parte el funcionamiento adulto. El psicoanálisis considera que para interpretar nuestros actos hay que considerar un conjunto de mecanismos inconscientes.

Entre las concepciones más importantes de esta corriente, fundada por el austriaco a finales del siglo XIX, se encuentran:

1. Los problemas psicológicos y sus síntomas tienen origen en conflictos y motivaciones inconscientes.

2. Entre las causas más comunes de los problemas psicológicos están asuntos sin resolver durante la infancia o traumas reprimidos.

3. El tratamiento busca hacer consciente todas las motivaciones inconscientes del sujeto.

¿Qué hace un psicoanalista durante la terapia?

Generalmente, en estas sesiones, el paciente habla y el profesional solo interviene puntualmente, haciendo preguntas con el objetivo de que la persona vea las motivaciones que hay detrás de sus “lagunas”.

Entre las técnicas más conocidas del psicoanálisis están:

La asociación libre: consiste en que el terapeuta dice una palabra y el paciente responde con lo primero que le viene a la cabeza.

Interpretación de los sueños: tal vez uno de los procedimientos más conocidos del psicoanálisis y que ya forma parte de la cultura popular. Para Freud los sueños eran la vía por excelencia para conocer el inconsciente, solo había que dominar su particular simbología.