¿Qué es la farmacoterapia y en qué casos se puede utilizar?

Básicamente como dice la palabra, la farmacoterapia corresponde a la ciencia y aplicación de los medicamentos para la prevención y tratamiento de las enfermedades. Estos funcionan provocando cambios en todo el organismo y función corporal del paciente para su bienestar.

Dentro de los diferentes tipos de terapias donde se utilizan fármacos se pueden encontrar los siguientes:

Terapia específica o curativa: aquella en la que el tratamiento se dirige a la erradicación de uno o más de los agentes etiológicos o causantes de la enfermedad.

Terapia paliativa o sintomática: está dirigida a proporcionar exclusivamente el alivio de los síntomas del paciente o a contribuir a su bienestar sin alterar el curso natural de la enfermedad.

Terapia de apoyo: dirigida a mantener la integridad fisiológica o funcional del paciente en tanto se instaure un tratamiento más definitivo o hasta que la propia capacidad de recuperación del paciente haga innecesario cualquier tratamiento. Los agentes sedantes, diuréticos, antihipertensivos, etc., se emplean con frecuencia en este tipo de terapia.

Terapia de reemplazo o substitutiva: dirigida a proporcionar una sustancia presente normalmente en el organismo, pero que se encuentra ausente o en niveles insuficientes como resultado de una enfermedad, daño o deficiencia congénita, etc.

Terapia restaurativa: su finalidad es la rápida recuperación de la salud. Esta terapia generalmente no guarda relación con la enfermedad original y se emplea frecuentemente durante el periodo de convalecencia.