Segunda Opinión Diagnóstica

segunda-evaluacion-diagnostico

¿Qué es un diagnóstico en psiquiatría o psicología?

Esta pregunta no es  fácil de contestar en esta disciplina. Lo podríamos definir como un constructo teórico clínico donde calza, y a veces, erroneamente “se hace” calzar al que o los que consultan para poder ordenar, indicar, medicar y educar según su padecer. Si nos detenemos en esta definición, se puede ver como la subjetividad del observador (profesional de salud mental) se pone en juego y hace más dificil y confusa la indicación o tratamiento. Los pacientes o familias no son sólo un diagnóstico que camina por el mundo, sino que una unidad inmersa en una sociedad particular, con un sentir particular y un actuar único y particular. Sin tener esto último presente al momento de evaluar a alguien que consulta o a una familia que consulta, es muy fácil errar en la indicación de tratamiento y con esto caer en circulos viciosos que lo único que logran finalmente, es mantener el problema y, muchas veces, hasta empeorar su sintomatología.

¿Qué es una evaluación diagnóstica psicológica o psiquiátrica?

segunda-evaluacion-1

Según lo expuesto anteriormente, y como propuesta de CESMERR, una evaluación diagnóstica completa es primordial para dar un tratamiento adecuado a nuestros pacientes. Por esto proponemos una evaluación diagnóstica en equipo, el que debe estar íntimamente comunicado y, si es necesario, apoyado por neuroimágenes y exámenes complementarios.

segunda-evaluacion-3

¿Cuánto puede durar una evaluación diagnóstica de este tipo?

Por la particularidad y complejidad del ser humano, es imposible dar un estandard, pero a modo general, se puede decir que consta de al menos 3 a 7 sesiones psiquiátricas, más test psicodiagnósticos y/o neuroimágenes y/o exámenes complementarios, si se requieren.

Decidimos escribir esta pequeña orientación por la necesidad observada en nuestros pacientes de comprender mejor lo que les ocurre y, especialmente, entender su tratamiento. Muchos de nuestros pacientes vienen buscando no sólo una segunda opinion, sino que una quinta u octava opinión, donde ya ha ocurrido lo que se explicaba anteriormente, indicar un tratamiento sin pasar por un periodo de evaluación y no tratar finalmente al paciente o familia. También hay que tener claro que en psiquiatría no hay sólo un diagnóstico que hacer. Por la complejidad y particularidad de cada individuo, y la sociedad en la que esta inmerso, muchas veces los diagnosticos en psiquiatría no se dicen, sino más bien se describen en cada individuo o familia y es ésta descripción la que se va a tratar según las prioridades que se determinen en la evaluación.