Trastorno de Personalidad Limítrofe

En este articulo intentaré describir las principales manifestaciones clínicas que presentan las personas que padecen de esta condición, con el objetivo de explicarlo a cada persona que lo necesite y/o a su familia, con fines psicoeducativos. También los profesionales clínicos que se dedican a tratar...

En este articulo intentaré describir las principales manifestaciones clínicas que presentan las personas que padecen de esta condición, con el objetivo de explicarlo a cada persona que lo necesite y/o a su familia, con fines psicoeducativos. También los profesionales clínicos que se dedican a tratar a este tipo de cuadros pueden recurrir a este artículo para analizarlo con sus pacientes para motivarlos a reconocer estos estados anormales en sí mismos.

Cabe destacar la alta incidencia en que se presentan estas manifestaciones sintomáticas en la practica clínica psicológica y / o psiquiátrica.

En mi práctica profesional me ha sido útil poderlo señalar a los pacientes a objeto que puedan distinguir estos estados mentales que los afectan con frecuencia y que, durante estos ocurren, pueden tener actos impulsivos o decisiones que puedan perjudicarlos. De ahí la importancia que, tanto su familia como el propio paciente, lo distinga o reconozca lo que le podrá conducir a pedir ayuda, en vez de actuar su confusión, su angustia, su estado de persecución o su ofuscación.

Es importante denominar los estados de alteración de la normalidad de la persona, dado que son transitorios y recurrentes, pero que pueden ir disminuyendo en su aparición y manifestación más intensa si se está en tratamiento o si la persona o la familia lo distingue y pide ayuda oportunamente.

Podría discutirse que algunos de estos estados pudieran constituir más bien rasgos, por su persistencia y permanencia en el tiempo en estas organizaciones de personalidad. Sin embargo, es útil pensarlos como estados dado que cuando se manifiestan son intensificaciones de núcleos psicológicos que están mal entendidos, no elaborados o en estado latente en las personas. En momentos de estrés o conflictos, se manifiestan más agudamente constituyéndose la manifestación sintomática en un estado o lo que llamamos en psicopatología “cuadro de estado”, para referirse a la forma de presentación que está teniendo un determinado cuadro clínico. Siguientemente haré una breve descripción de estos estados clínicos.

PRINCIPALES MANIFESTACIONES CLINICAS:

A continuación enumeraré estas presentaciones o manifestaciones clínicas, luego las explicaré brevemente:

1.- Síndrome de difusión de identidad.

2.- Pérdida del sentido de realidad.

3.- Actos de automutilación y autoagresiones.

4.- Reacciones de ira e impulsividad y/o agresividad.

5.- Estados de desesperación y ansiedad.

6.- Estados de paranoidismo transitorios.

7.- Reacciones depresivas reactivas.

8.- Reacciones de autodesvalorización o disminución de la autoestima.

9.- Actos temerarios impulsivos.

10.- Actos y/ o ideación suicida recurrentes.

11.- Pérdida del juicio de la realidad transitorio.

Estos estados pueden manifestarse en forma única, o en conjunto y de manera frecuente en algunos períodos, y en la medida que se observan mejorías éstas se hacen menos recurrentes. En circunstancias de crisis personales,  familiares o laborales se pueden intensificar la frecuencia de estas presentaciones clínicas.

1.- SINDROME DE DIFUSION DE IDENTIDAD:

La persona en este estado siente confusión, sensación de falta de proyectos o los que tenía no tienen sentido. Siente un estado de vacío, de futilidad de la vida, en que nada tiene sentido, hay pérdida de esperanzas y propósitos. Suelen ser transitorios o a veces mantenerse por varios días o meses con oscilaciones en su intensidad. Se acompaña a veces de ofuscación y/o síntomas depresivos, gran angustia (también denominada panangustia o angustia a atemática) en donde la persona no sabe ligar qué hecho le está produciendo este estado. Para aliviarse los pacientes suelen recurrir a consumo de psicofármacos en exceso, alcohol, drogas o actos impulsivos o autolesiones.

2.- PERDIDA DEL SENTIDO DE REALIDAD:

En esta situación la persona cambia bruscamente de intereses y proyectos ya sea por frustración o resultados no satisfactorios. Esto se manifiesta por ejemplo cambiando de casa o de ciudad, de estudios o carreras, de novia o novio. Se observan también separaciones poco pensadas. Abandono de familiares hijos, esposo esposa. Estos cambios pueden afectar importantemente y conllevan duelos pero que en un primer momento parecen no producir gran afectación en el sujeto; el foco no está puesto en lo que deja sino más bien en la frustración y rabia que le ha ocasionado, y en la ilusión que el cambio será mejor.

3.- ACTOS DE AUTOMUTILACION Y AUTOAGRESIONES:

Son muy frecuentes los actos de automutilaciones especialmente en mujeres jóvenes. Autoagresiones como cortes en los antebrazos son un ejemplo. Comienzan en edad temprana, sin embargo estos síntomas en algunos casos pueden prolongarse por mucho tiempo, aunque la persona intente disimularlas de modo de no ser observadas por la familia, en  lugares que no están a la vista (piernas muslos o partes intimas). Pueden ser cortes, quemaduras con cigarro, golpes, lesiones con agujas u otros objetos. La mayoría de los pacientes afirma que estos actos de automutilación les alivia estados de angustia o estados de rabia o depresión: “me siento mejor”, “me alivia el dolor del corazón”, “me calma la pena o la angustia”, son algunas frases de pacientes que así justifican estos actos no racionales.

4.- REACCIONES DE IRA E IMPULSIVIDAD Y/ O AGRESIVIDAD:

Los estados de enojo o angustia terminan muchas veces con actos impulsivos temerarios, ira desmedida y /o agresiones verbales o físicas a terceros. Suelen ser de corta duración a veces terminan con autorecriminaciones o culpas, pero la mayoría de las veces tienden a heteroculpabilizar a terceros. La impulsividad los puede hacer cometer actos temerarios como conducción a altas velocidades, ingestión de sustancias toxicas o adictivas, atracones de comida.

5.- ESTADOS DE DESESPERACION Y ANSIEDAD:

La angustia generalizada atemática o panangustia, suele ser un estado frecuente en pacientes con personalidad limítrofe. Esta angustia no logra ser ligada a alguna causa o razón. Esto lleva a los pacientes a estados de desesperación y desesperanza de no saber por qué están en el estado descrito y estos pueden complicarse con automutilaciones, actos suicidas, impulsividad temeraria o ingestión de sustancias en exceso medicamentos,  alcohol o drogas para neutralizar estos estados.

6.- ESTADOS DE PARANOIDISMO TRANSITORIOS:

Es frecuente observar que en algunos momentos de vulnerabilidad, los pacientes puedan interpretar la realidad de un modo persecutorio, es decir, interpretar hechos o circunstancias accidentales en los que resultan afectados, como mal intencionados, o percibir actos persecutorios de terceros en su contra. Esto los puede alterar más y pueden tratar de defenderse inadecuadamente de una persecución inexistente, planificando venganzas y agresiones o fugas por temor.

7.- ESTADOS DEPRESIVOS REACTIVOS:

Las alteraciones anímicas suelen ser muy frecuentes en esta patología de la personalidad, especialmente las ideas depresivas de autodesvalorización, autoimagen negativa, sentimientos de abandono que los llevan a sentirse deprimidos y / o abandonados. Se trata de estados depresivos anaclíticos transitorios en los que se sienten abandonados. No sienten culpa, más bien soledad. Estos estados a veces se pueden manifestar con intensa disforia, es decir, malestar, enojo o rabia y depresión.

8.- ESTADO DE DESVALORIZACION Y AUTOESTIMA BAJA:

Es frecuente observar que las personas con estas estructuras limítrofes tengan ideas más bien ambivalentes con respecto a sí mismas tendiendo a sentirse malos a veces o con defectos físicos inexistentes. Esto se manifiesta a veces en ideas de deformidades personales que no existen, es decir, ideas dismorfofóbicas. Otras veces, manifiestan que son poco inteligentes o feos /as o tienen ideas en cuanto a su imagen corporal, como sentirse excesivamente gordo/a sin que esto sea objetivo, vale decir ideas de tipo anoréxicas, con distorsión de la autoimagen corporal.

9.- ESTADOS IMPULSIVOS Y/O TEMERARIOS:

Otra manifestación muy recurrente en estas personalidades, son actos impulsivos bajo el  efecto de consumo excesivo de sustancias (alcohol, drogas o psicofármacos), producto de un estado intenso de angustia, desesperación o estados de ira y ofuscación debido a una interpretación paranoide de la realidad. Tales actos pueden ser conducción de automóviles a exceso de velocidad, ingesta imprudente de sustancias que ponen en peligro la propia integridad tanto como la de terceros.

10.- ACTOS Y/O IDEACION SUICIDAS RECURRENTES:

Como consecuencia de la difusión de identidad, de estados de frustración, de reacciones depresivas o pérdida del sentido de realidad, un acto o ideación frecuente es la suicidal. Esta puede manifestarse en forma de amenazas, de rumiación suicida silenciosa, actos o gestos suicidas. Actos y gestos que alarman a la familia y son motivo de consulta de urgencia a servicios clínicos generales o de la especialidad.

11.- PERDIDA DEL JUICIO DE REALIDAD TEANSITORIO:

En estados de gran tensión, ya sea personal, familiar o laboral, los sujetos con estas estructuras de personalidad suelen culpabilizar a los demás de sus dificultades y tienden a hacer interpretaciones persecutorias de la realidad, lo que los hace sentirse perseguidos o víctimas de malas intenciones de familiares, jefes, compañeros de trabajo u otros. Cuando estos estados se extienden por más de un día estamos frente a estados micropsicóticos descritos en estas personas.

DISCUSION

Podría argumentarse que esta serie de estados sintomáticos recién descritos, no son específicos o exclusivos de las personalidades limítrofes. Estos estados se pueden observar en otras patologías. Esto es así, la psiquiatría clínica siempre muestra una gran complejidad y, como lo mencionaba, los cuadros de estados son formas de presentación de una entidad clínica determinada en un momento de la evolución. Sin embargo, son muchos los elementos que constituyen una entidad nosológica, como la evolución del cuadro, los antecedentes genéticos y familiares, la historia personal y familiar. Solo el conjunto de elementos inclinara la balanza hacia una u otra entidad clínica y el algunos casos podrían ser dos entidades que se superponen. Podría señalar desde la práctica empírica cuáles de estos estados descritos son más característicos de las personalidades limítrofes. Por ejemplo la Difusión de Identidad suele ser un elemento frecuente; la ideación suicida y las automutilaciones son otras manifestaciones muy recurrentes; la impulsividad y las oscilaciones anímicas también son parte importante en la evolución de estos cuadros clínicos. En dos trabajos chilenos de revisión, las formas de consulta de cuadros limítrofes que alcanzaban las frecuencias más significativas fue la depresión (la de mayor frecuencia),luego la ansiedad, el abuso de sustancias y los estados psicóticos.

(*) Médico Psiquiatra Psicoanalista, Director Médico de CESMERR, Profesor Asistente del Depto. de Psiquiatría y Salud Mental Campus Oriente, Facultad de Medicina U. de Chile.

0Respuestas enTrastorno de Personalidad Limítrofe"

    Deja un mensaje